¿Por qué ser feminista?

Tal vez solo escuchar el termino te parezca radicalista, pero déjame decirte que para nada, si bien es cierto que es un movimiento que no tendría que existir porque este debería ser un mundo seguro, justo y equitativo para todos seamos hombres, mujeres o lo que decidas ser; no lo es y es aquí donde se amalgama la corriente social o palabra prohibida llamada “FEMINISMO” si no te gusta el nombre reclámale a Alexandre Dumas, que en el siglo XIX llamo así a las mujeres que levantaron la voz exigiendo sus derechos, todo a manera de burla, jajajajaja, permíteme reírme.

Las feministas no somos brujas hippies quemando brasieres, odiando a los hombres, sin depilar o maquillarse, no queremos ser iguales a los hombres, digo nuestras características anatómicas, psicológicas y genitales ya nos diferencian duh!, no buscamos la supremacía de una hembra dominante, por lo que obviamente no somos lo mismo que el machismo pero al revés, aunque el sufijo “ismo” te confunda ya dije que el nombre no se lo pusieron las primeras guerreras de la causa, ellas solo lo adoptaron, lo pulieron y lo hicieron brillar.

Y es que en un momento de la historia tuvo que haber una ruptura de la naturalidad con la que las mujeres éramos consideradas el “sexo débil” ya que acuñar este titulo hizo que durante siglos fuéramos relegadas solo a las tareas domesticas, la crianza de los hijos y la satisfacción sexual de nuestros maridos, mientras ellos en cambio tenían sobre sus manos las decisiones políticas, sociales y culturales de la nación sin que la mujer pudiera decir ni pio; así que en el siglo XVIII surge la primera toma de conciencia colectiva en donde las mujeres se dan cuenta que todos somos iguales sin importar nuestro sexo, raza o condición social, y salen a la luz las primeras feministas de la época como Olympe De Gouges quien escribió La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, y lo hace parafraseando un texto de titulo similar proveniente de la revolución francesa, que nos excluía como genero de todo derecho civil o político, así que lo reivindica promulgando desde el primer artículo que la mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos, motivo por lo que sus declaraciones políticas le hicieron merecedora de la guillotina, o Mary Wollstonecraft que escribe La Vindicación de los derechos de la mujer que básicamente expone que las mujeres debemos tener derecho a la educación y ser consideradas igual a los hombres pues la diferenciación entre sexos no es natural sino cultural, es decir un rasgo aprendido a través de las generaciones; aunque estos textos suponían un gran avance, la respuesta fue una dura represión y nos obligaron a actuar con obediencia, a través del código Napoleón que se distribuye por toda Europa, aunque desde entonces nada seria lo mismo para nosotras, ya que Olympe De Gouges y Mary Wollstonecraft con sus publicaciones ya habían sembrado la semilla de la equidad en nuestras mentes.

Así que después de esto en 1848 Estados Unidos y Reino Unido surge en ambos países el movimiento sufragista que busca que las mujeres no solo tengan derecho a la educación sino esta vez al voto, así que en esta segunda ola feminista ya no solo es un movimiento intelectual o ideológico, sino de acción pues las mujeres empiezan a empatizar con la desigualdad que viven y deciden defender sus derechos en masa, fueron humilladas, pisoteadas y nuevamente reprimidas por lo que empezaron a hacer huelgas de hambre, sabotaje a lideres políticos entre otras cosas y 80 años después lograron que por fin la mujer tuviera derecho al voto.

Como ves el feminismo no es una corriente nueva, ni que esta de moda, es una lucha que lleva años tratando que las mujeres sean consideradas a la par que el hombre, que tengan acceso al voto o la educación, que se incluyan en el desarrollo del ámbito laboral, que asuman en puestos de poder y por supuesto que obtengan una paga igualitaria por el mismo puesto y no solo sean adornos de la casa, objetos sexuales o ser un una chica modelo, es decir lo que se espera de ti solo porque naciste mujer no significa que no te reconozcas como individuo y que a fuerza tengas que cumplir ciertos roles (madre, ama de casa, obediente, delicada, atenta, sumisa) etcétera. Lo triste es que en el ámbito privado a puerta cerrada en sus hogares las mujeres siguen sufriendo desigualdad, los hombres no ayudan con la crianza de los hijos ni quehaceres, existe la explotación, ya que las mujeres es natural que doblen turnos laborales en su trabajo y en casa con las tareas domesticas sin que ellos se vean involucrados y en casos peores hasta el violencia psicológica o el maltrato físico.

Si consideras que las mujeres debemos caminar a un costado del hombre y tener los mismos derechos, ser escuchadas, que respeten nuestras decisiones, ser tratadas con respeto e igualdad no solo en las leyes sino en la vida real, te tengo una noticia ERES FEMINISTA.

Jess

Alza la voz y que viva la revolución; por un mundo libre en donde quepamos todos
pero sobre todo en donde seamos tratados con respeto y equidad.
Jess

Más de mi en https://www.instagram.com/jessiegn/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s